Inicio > Uncategorized > Todo por un desahucio… O dos

Todo por un desahucio… O dos

descarga

Isabel se sentía una mujer feliz esa tarde, el desahucio programado para la mañana siguiente había sido aplazado de momento y un afectado que llevaba luchando desde febrero de 2012 por la dación en pago, le acaba de llamar comunicándole que por fin se la habían concedido. Sabía que quedaba mucho por hacer, e intentaba mantener los pies en el suelo, las victorias eran temporales y habría que seguir con la lucha si se buscaba un verdadero cambio en la situación hipotecaria del país.

 Ejecutaron su hipoteca en el 2010, cuando vivía en Toledo, no estaba aún el 15M, la plataforma, ni nada que se le pareciera. Mas tarde, en el 2011, fueron a por la persona que la había avalado, Magdalena, su madre. Paro su desahucio tres veces con la ayuda de la Asamblea 15M de Getafe (que se implicó mucho con ellas y fue al ayuntamiento a exigir soluciones) y, más tarde, la de la Plataforma de Afectados por la hipoteca, pero terminaron expulsando a Magdalena de la vivienda, con 59 años y una minusvalía de un cincuenta por ciento. Ahora, alquiladas en la habitación de un piso, se enfrentan a un tercer desahucio puesto que los dueños del inmueble no pagan la hipoteca. No tienen luz, los propietarios dejaron de abonar las facturas y se la cortaron, su situación no puede ser más dura. A pesar de que el Ayuntamiento se comprometió a realojarlas, a día de hoy, siguen sin respuesta, aún así, un brillo de esperanza no abandona sus ojos.

 Hace un año, Isabel Torres se encontraba sola intentando poner en marcha la plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) en Getafe, antigua ciudad dormitorio y pueblo humilde de la zona sur de Madrid. Hoy, el PAH de este municipio no esta integrado por una multitud, pero si los suficientes como para mover las acciones que se llevan a cabo en el lugar y para sumarse a las de otros barrios.

 Acciones como la del pasado martes, en la cual 30 personas ocupaban una de las oficinas que Bankia tiene en Pinto pidiendo la dación en pago para tres familias con problemas hipotecarios con dicha entidad. Al ultimar los detalles, su mirada se torna desafiante: “Me da igual que me cueste un año que dos, lo he perdido todo, no tengo nada que perder”. Ante la posibilidad de que la detengan, no duda en bromear con la certeza de que por lo menos no echará en falta un “plato de comida”.

 Desde que Isabel tomó conciencia del problema hipotecario al que se enfrentan muchas familias españolas como la suya, no ha hecho otra cosa que pelear por sus derechos y los de otros. Sabe de todos los casos que se puedan imaginar y habla de sentencias, tantos en EE. UU. Como en Europa, en contra de diversas entidades bancarias en las cuales se apoya a la hora de ejercer presión frente a los bancos y cajas. Sentencias que ya han llevado a la supresión de 22 cláusulas hipotecarias habituales hasta el momento.

 Las ayudas recibidas por otras asociaciones o formaciones de distinta índole eran inexistentes. Tras una conversación con el director de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Getafe, éste les cedió dos locales del Centro Vecinal: El primero para las asambleas y el segundo para la orientación legal de Javier Rubio (abogado).

 Javier era integrante de la PAH Madrid y, tras mudarse a Getafe, estaba convencido de que allá donde fuera podría aportar su granito de arena. Con esa idea en la mente conoció a Isabel, y poco a poco se les fue uniendo más gente. Orienta a los afectados que se acercan hasta el local, explicándolas las posibilidades que tienen dependiendo del momento en el que se encuentran de la ejecución de embargo.

 Hasta su puerta llegan familias con mucho miedo y desesperación, en parte debido al maltrato de administraciones como la de Asuntos Sociales del Ayuntamiento de Getafe. Algunas acusan a la administración de ningunearlos con frases malintencionadas que resuenan en sus cabezas durante días: “Seguro que tienes una tele de plasma, ve vendiéndola”; “es que tu hija está estudiando y eso es muy caro, dile que deje de estudiar”; o “¿Qué quieres, vivir gratis toda la vida?”.

 El acoso se agrava cuando se trata de inmigrantes, por esa razón algún integrante de la plataforma los acompaña cuando quieren entregar al banco un documento para conseguir un margen o en el cual se proporcione una posible solución al problema; como podría ser la dación en pago con un régimen de alquiler social. En muchos casos, si no son acompañados, los bancos no reciben sus cartas.

 Se enseña a esos núcleos desprotegidos que hay herramientas para defenderse, lo que da lugar a que se reactiven al ver que hay más personas en su situación. Recordándoles que “ellos no son culpables que son las víctimas los culpables son las instituciones públicas y los bancos”. El cambio emocional de los individuos es motivador, justificando ante la mirada del colectivo o la de los individuos que lo forman cualquier consecuencia futura que pudiera acarrearles sus actos.

 Otra de las personas que se unió a Isabel en su defensa a estos colectivos más desprotegidos es María del Mar Rodríguez o, como todo el mundo la llama en la plataforma, Mar. No se integró directamente en el PAH de Getafe. Su historia comenzaba el 15 de mayo de 2011 cuando acudió a la manifestación del 15M, movilizada por la convocatoria de V de Vivienda. Hasta este verano, había estado inmersa en actividades del 15M; en esos meses estivales, cada vez le llegaban más noticias de vecinos que veían peligrar su residencia. Es entonces cuando decide unirse a la plataforma, la cual considera una herramienta para la lucha.

 Mar recuerda el caso de Paco, un vecino al que el paro amenazaba con dejarle sin casa, teniendo además una minusvalía. Gracias al gran esfuerzo de la plataforma, el Ayuntamiento se comprometió a su realojamiento en un piso de Getafe.  Su rostro reflejaba felicidad, eso es lo que se obtiene al luchar codo con codo, las alegrías del otro se convierten en propias.

 Aunque se intenta que haya un reparto de tareas, la coordinación entre los miembros del grupo es una labor pendiente. Una de las consecuencias de los movimientos sociales de este tipo: lo que se gana en humanidad, se pierde en eficacia burocrática.

 El esfuerzo conjunto de la asamblea y de la plataforma llevan a la creación de la Comisión Municipal para la Paralización de los Desahucios y el Realojo de las Familias en Vivienda Digna, que surge como iniciativa de IU y Los Verdes, y es aprobada por unanimidad en un pleno del Ayuntamiento de Getafe. Han estado en la comisión una vez al mes, hasta el pasado noviembre; que, en vistas de que no hay ningún movimiento que indique la intención del Ayuntamiento de dar solución al problema de Magdalena, ni de solucionar el resto de problemas, Getafe Vivienda se apartó de la comisión. La plataforma está a la espera de que se vuelva a reunir la comisión par decidir si continuar en ésta o no.

 No sabían como acabaría todo y no era posible adivinar cual sería la estrategia del gobierno dentro de dos años, pero estaban seguros de que si esta no les gustaba, el ejecutivo les tendría que oír. No pensaban aceptar el pago de deudas desorbitadas que para ellos no representaba más que la trampa creada por las entidades financieras, una forma de hacer legal que los ciudadanos de a pie terminen pagando sus platos rotos ante una mala gestión que sólo buscaba el enriquecimiento rápido y de forma acelerada de sus beneficios, sin preocuparse por las consecuencias del mercado.

 Se encareció el alquiler creciendo entre la población la idea de que resultaba más rentable la compra de una casa que el arrendamiento, sumado a que se otorgaron toda clase de facilidades en la concesión de créditos hipotecarios. Mar sentencia la mala administración de los diversos gobiernos que han ido ocupando La Moncloa con una oración:  “Está penada la acumulación de bienes de primera necesidad con objeto de alterar su precio eso es un delito penal grave y, sin embargo, se ha permitido”.

 Las palabras que los miembros dedican al Real Decreto-ley 27/2012, de 15 de noviembre tampoco son demasiado esperanzadoras. Para la plataforma representa un parche que, aunque da un tiempo extra a los afectados para intentar encaminar sus vidas, con la sombra de una crisis que puede prolongarse más aún que dicha reforma, la solución no parece pasar por un paréntesis que haga que, el 14 de noviembre de 2014, el número de familias  en riesgo de desahucio (en el 2012 las ejecuciones hipotecarias se incrementaron en un 134%) sea mucho mayor, dificultando su reinserción. Además, discrimina a un colectivo como es el de los inmigrantes, tan golpeado por las dificultades anteriormente comentadas, al ser excluidos por el decreto.

 El gobierno se encuentra frente a una sociedad a la que cada vez le cuesta más comprender porque tiene que pagar un rescate que sólo beneficiará a aquellos que han provocado la crisis, mientras muchas familias sufren los estragos de la locura financiera e inmobiliaria al ver como los miembros que la sustentan son despedidos de sus trabajos, maltratadas por la administración y relegadas a una situación de clara desprotección social cuando los bancos y cajas, graves culpables de su situación, las despojados del techo que las cobija.

 El mensaje de los representantes públicos de ciertas instituciones no ayudan a la búsqueda de una solución efectiva al problema, pues muchos de sus comentarios llaman a la criminalización del parado y del indefenso, dando a entender que la situación actual es culpa de ellos. No fueron ellos los que hicieron inversiones millonarias en proyectos fiasco, ni los que inflaron el precio de las viviendas provocando que a la crisis económica mundial se le sumara la inmobiliaria. Mar se indigna y sus palabras lo reflejan: “Se confió en que los partidos democráticos nos iban a llevar a un buen fin, al final hemos visto que no, que su fin era su propio beneficio y la pérdida de derechos por parte de la ciudadanía. Es ahora cuando ha habido un movimiento social reivindicativo de todos estos derechos (…) hasta ahora estábamos dormidos (…) nos hemos dejado engañar”.

 Todas esas razones son las que llevaron a Isabel, Mar, Javier y unos cuantos más a una asamblea que resultó especialmente dura. El local del centro vecinal que solía resguardarlos se encontraba cerrado por vacaciones, pero los problemas de la plataforma no tenían descanso; así que allí estaban, en plena calle, detrás del ayuntamiento. Caía una helada que hacía honor a la fama del frío y seco invierno de esa ciudad, mientras convertía sus bocas en pequeñas chimeneas humeantes.

 Entre sus numerosas y diversas acciones, estos días, el pequeño grupo se halla en la última etapa de su labor en la Iniciativa Legislativa Popular que la Plataforma de Afectados por la Hipoteca ha impulsado, facilitando para ese fin diversos puntos de firmas en multitud de ciudades, donde la gente pueda acercarse y apoyar esta ILP. Se llevará el próximo 25 de enero al Congreso y gira entorno a tres demandas: la dación en pago con efecto retroactivo, la paralización de los desahucios y la reconversión de las hipotecas en alquiler social.

Anuncios
Categorías:Uncategorized
  1. Mar
    enero 14, 2013 en 3:10 pm

    Si. Asi estamos y asi seguitemos. Y seguro que dentro de poco podras escribir que Isabel y Magdalena ya tienen un hogar. Gracias

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: